Cartas

Cartas - 2019

Venezuela. El alba y la certeza

Cartas

Muertos en las calles, un país sacudido, al borde de una guerra civil. Y una gran incertidumbre. «Como los discípulos tras la muerte de Jesús», escribe un amigo. Hay que rezar y trabajar, donde y como sea posible. «Porque Él es nuestra esperanza»

El grupo de amigos de Conegliano

¿Se puede vivir alegre en todas partes?

Cartas

Un viaje a la pobreza de Haití para traer a casa un hijo le hizo pensar en qué consiste el ser feliz, pues «nosotros lo tenemos todo». ¿Pero es así realmente? «No basta», como le contaba Max a un grupo de amigos...

Londres

Londres. «Ya tengo todo lo que hace falta para ser feliz»

Cartas

La enfermedad de un hijo recién nacido. El disgusto y la rabia. Luego algo se abre paso dentro de la vida y va tomando la forma de un abrazo que, poco a poco, invade todas las circunstancias: desde el trabajo hasta la familia…

Jóvenes peregrinos en Panamá

Panamá 2019. «Así esperamos al Papa Francisco»

Cartas

Los preparativos, el deseo de verlo de cerca, la alegría de poder vivir la fe públicamente. Y una exposición para mostrar a todos a Gaudí. Tres relatos sobre lo que supone participar en la Jornada Mundial de la Juventud

Nottingham

Inglaterra. En medio del caos, el sí de Benedetta

Cartas

La insatisfacción de ser “mamá a jornada completa”. Pero tampoco basta encontrar trabajo y crece la envidia por los que son felices. «Necesitaba desesperadamente que Alguien arreglara todo esto». Luego, unas palabras en misa vuelven a abrir la partida…

El cansancio se ha pasado. Lo demás prevalece

Cartas

Después de varios años siendo testigo del espectáculo de las migas solidarias en Villanueva de la Cañada, Macarena decide volver a implicarse en primera persona. Y esto es lo que le ha pasado

Migas solidarias en Villanueva de la Cañada (Madrid)
Mercadillo navideño en París

París. Una comida de Navidad arrolladora

Cartas

El clima del Adviento, entre el frenesí y la mundanidad. Y del gesto de la caritativa nace la idea de cocina lasaña para los sintecho, implicando a alumnos y amigos. Hasta que sucede ese abrazo «que nadie podría haberme regalado así»