El Papa pide por las víctimas del accidente de tren de Santiago

Tan pronto como le comunicaron el terrible accidente ferroviario que ha dejado al menos 77 muertos y más de 100 heridos, el Papa Francisco se puso a rezar por las personas que iban en el tren a Santiago de Compostela y por sus familiares.

El Padre Federico Lombardi, responsable de prensa, transmitió a los periodistas el dolor del Papa por lo ocurrido justo un día antes de la Festividad del Apóstol Santiago y pidió a los presentes un minuto de silencio para rezar por las víctimas. El Papa Francisco mostró su consternación y aludió al muy probable hecho de que, entre los pasajeros, algunos fuesen peregrinos del Camino hacia Compostela. Tan pronto como conoció la noticia se puso en contacto con el cardenal Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal, para interesarse por lo ocurrido.

Por otro lado, en España, la Conferencia Episcopal, a través de su secretario general, monseñor Martínez Camino, puesto que monseñor Rouco está en Brasil, envió una carta de condolencia al arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio: "En nombre de todos los miembros de nuestra Conferencia Episcopal, que estamos espiritualmente cerca de usted, de los accidentados y de sus familias. Nos unimos a sus oraciones por el eterno descanso de los fallecidos; que, por intercesión del Apóstol Santiago, el Dios del amor los acoja junto a Él y otorgue el consuelo y la serenidad a sus familiares. Pedimos también por el restablecimiento de los heridos y por todos los que están prestando socorro médico y espiritual".

Los obispos han instado a la comunidad católica a rezar por las vícticas de este trágico accidente y por sus familiares. Este mediodía, coincidiendo con el rezo del Angelus, se ha guardado un minuto de silencio por el eterno descanso de los fallecidos y la recuperación de los numerosos heridos.

El Papa pide por las víctimas del accidente de tren de Santiago

Religión Confidencial
Redacción

Tan pronto como le comunicaron el terrible accidente ferroviario que ha dejado al menos 77 muertos y más de 100 heridos, el Papa Francisco se puso a rezar por las personas que iban en el tren a Santiago de Compostela y por sus familiares.