Monseñor Dieudonné Nzapalainga.

El Papa se presenta a los musulmanes de Bangui

Fides

«Voy de camino junto con algunos periodistas al Km5 para presentar el vídeo-mensaje del Santo Padre sobre su viaje a nuestro país», explica monseñor Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui y presidente de la Conferencia Episcopal de la República Centroafricana.
El Km5 es un barrio de la capital con mayoría musulmana, en el cual se registran tensiones e incidentes debido a la situación política que vive el país desde 2012. «Vamos a tener una reunión para presentar el mensaje del Papa Francisco con mis amigos de la plataforma religiosa por la paz, formada por el arzobispo de Bangui, junto con el presidente del Consejo Islámico centro-africano, el imán Oumar Kobine Layama, y el presidente de la Alianza Evangélica, el pastor Nicolas Guérékoyaméné-Gbangou. Juntos seguimos invitando a nuestros fieles a cultivar la unidad, la cohesión y a ofrecer el perdón a nuestros hermanos y hermanas», dice Nzapalainga, que junto con los demás miembros de la plataforma interreligiosa para la paz siempre ha denunciado la instrumentalización de la religión para fines políticos.
En su mensaje el Papa Francisco afirma: «el propósito de mi visita es, en primer lugar, el de traeros el nombre de Jesús, el alivio del consuelo y de la esperanza. Espero con todo mi corazón que mi visita contribuya, de una forma u otra, a aliviar vuestras heridas y promover las condiciones para un futuro más tranquilo para África central y todos sus habitantes». Dirigiéndose a los fieles «de todas las religiones y grupos étnicos» en el país, el Papa continúa: «Quiero apoyar el diálogo interreligioso para promover la convivencia pacífica en vuestro país: sé que es posible, porque todos somos hermanos».
«El mensaje del Papa es claro», comenta Nzapalainga. «Es un mensaje de paz que abarca a todas las religiones, etnias y tribus. Estamos agradecidos al Santo Padre, porque ha puesto en el centro de su visita al pueblo centro-africano, compuesto por católicos, protestantes, musulmanes y animistas, con una mirada atenta hacia los que están desesperados, a los abandonados. Todos estamos listos para recibir al Papa Francisco porque trae esperanza y consuelo», concluye el arzobispo de Bangui.