Cristianos huyendo de Mosul.

La oración de Sri Lanka por los cristianos perseguidos

Asia news

La Conferencia Episcopal de Sri Lanka ha decidido celebrar la fiesta del Corpus Christi, el próximo 7 de junio, con una jornada de ayuno y oración, en solidaridad con los cristianos perseguidos en todo el mundo. Los obispos lo han anunciado en un mensaje firmado por el cardenal Malcolm Ranjith, presidente de la Conferencia, y el secretario general, mons. Valence Mendis. Oraciones por los perseguidos «en este día en que conmemoramos el sacrificio supremo de la vida de Jesús, que dona Su sangre para redimir nuestros pecados».

En el mensaje, los obispos esrilanqueses se muestran muy preocupados por las atrocidades que están sufriendo gran número de cristianos en muchas partes del mundo. «Hemos observado con mucha tristeza cómo son asesinados de manera brutal, incluso mientras estaban en momentos de oración y adoración. Estamos conmocionados, sobre todo al saber que también los niños, los más inocentes de la sociedad humana, han sido víctimas de indecibles brutalidades y actos de violencia».

La Conferencia ha pedido a los jefes de gobierno y a los hombres de buena voluntad que hagan todo lo que esté en su poder para detener los asesinatos y demás formas de violencia perpetradas en nombre de la religión. «Deseamos expresar la más firme condena de estas actividades inhumanas que violan uno de los derechos fundamentales de la persona humana, como es la libertad religiosa. La vida es el don más valioso entre los dones de Dios a los hombres, y cada uno es libre de adherirse a la religión que decida. Por eso, la religión de una persona no puede ser la causa de su muerte, pues nadie puede matar en nombre de Dios».