Carta al Santo Padre

Los 25 años de pontificado de Juan Pablo II
Luigi Giussani

A Su Santidad Juan Pablo II
en el 25º aniversario de su Pontificado


Juan Pablo II demuestra una estima por lo humano que muy raramente se encuentra en otros personajes destacados de nuestros tiempos. Éstos, aun siendo muy poderosos, siguen insatisfechos a pesar de lo que tienen; su inteligencia y anhelo humano se ven de hecho oscurecidos por ese poder que parece colmar y satisfacer su búsqueda. A Juan Pablo II no le ocurre esto: para él el Cristianismo define la condición humana como camino hacia la plena felicidad y expresa el señorío del hombre sobre las cosas.
Siguiendo el recorrido del Papa en estos veinticinco años, lo que destaca con mayor fuerza es que el Cristianismo tiende verdaderamente a realizar lo humano. Todos sus viajes, como una larga marcha hacia la muerte, han tenido su razón de ser en la evidente unidad que corresponde al genio del Cristianismo: Gloria Dei vivens homo. La gloria de Dios es el hombre que vive... en la verdad de la luz que es Dios presente en la historia de la humanidad. El hombre que vive, tal como atestigua el Papa, encuentra su racionalidad en la identificación del Cristianismo con lo humano: ¡Es el hombre realizado! La Virgen es la primera de esa estirpe de humanidad plena, lo cual explica el afecto de Juan Pablo II por María de Nazaret.
Es importante destacar que este Papa ha hablado de cristianismo durante un cuarto de siglo y, por ello, ha entrado en polémica con toda la cultura que se ha forjado a partir del siglo XVIII, de manera particular, la que se fundamenta en la Revolución Francesa. Y en tiempos de derrotas como los actuales, ha hablado del cristianismo como victoria sobre la muerte, el mal y la infelicidad, sobre la nada que acecha cualquier susurro de lo humano, y lo ha hecho mostrando que su fe cristiana hunde sus raíces en una racionalidad bien motivada. Ante el derrumbe del mundo producido por las ideologías, ha ofrecido una explicación de la fe llena de evidencias racionalmente persuasivas. Su fe se ha documentado con razones límpidas, de modo que el entusiasmo de muchos, de los millones de personas que le han escuchado, no encuentra ningún pretexto en temas en los cuales se pueda disentir para mermar la admiración hacia él.
Y así, su humanidad físicamente herida ha triunfado siempre por sus afirmaciones positivas y por la fuerza de su llamamiento.
Santidad, le deseo de todo corazón una larga vida, para que pueda continuar siendo testigo coherente de esta forma suprema de desafío que usted, por amor a Cristo, representa para el mundo entero. Y cuanto más se oiga y se escuche esta palabra, Jesucristo, más demostrará su capacidad persuasiva.
El cristianismo de Juan Pablo II refleja toda la esencia “secular” del mensaje cristiano, esto es, la identidad entre lo humano y la fe cristiana. «Cada cual concibe confusamente un bien en el cual el alma se complace y lo desea; por eso, todos luchan por alcanzarlo» (Purgatorio, XVII). Dante ofrece una definición perfecta de lo que es una existencia racional. Y el signo preclaro de esta humanidad, de esta identidad entre humanidad y fe cristiana, el signo que ninguna distorsión u olvido han podido borrar del corazón humano, el más completo y conocido por todos, es el matrimonio.
En el mensaje del Papa, en efecto, la mujer para el hombre y el hombre para la mujer son la plena manifestación, el aspecto visible del triunfo de esa flor que «germinó» en el seno de la Virgen (como escribe Dante en su Himno a la Virgen): la identidad entre humanidad y fe. La belleza y bondad que esa unidad puede generar se revela en el gesto sacramental que más valora lo humano, el matrimonio, y se ilustra en los discursos de Juan Pablo II.
El amor es el valor más grande que tiene el hombre y por tanto la relación entre el hombre y la mujer es la fórmula representativa del ideal. El Papa porta este ideal, puesto que el hombre vive sólo en el amor, en un amor verdadero. Lo humano se hace verdadero en el amor, de tal manera que resulta difícil asentir a lo que el poeta español Juan Ramón Jiménez escribe: «Es verdad ya. Mas fue / tan mentira, que sigue / siendo imposible siempre».
A tenor del pensamiento de Juan Pablo II, lo humano se realiza en un amor real, que no teme desesperación alguna, ese amor que Dante canta en su Vida Nueva: «…cuando tan cerca de vos Amor me encuentra, / adquiere audacia y tal seguridad, / (...) que en otra figura yo me torno». Conviene notar que, al igual que Dante, la mirada que el Papa tiene sobre el amor humano es consciente de esa aproximación al Ideal que caracteriza todo momento humano. Por ello el hombre, en su vida terrena, conserva siempre el sello de la espera. Aunque esto no le impide reconocer apasionadamente que su naturaleza (¿o quizás la del Creador?) vive para un entendimiento ideal, tal como de nuevo evocan los versos de la Vida Nueva: «Un espíritu suave lleno de amor, que al alma va diciéndole: Suspira».
Gracias, Santidad.